El amor libre: Eros y anarquía.

Edición a cargo de Osvaldo Baigorria.
Durante mucho tiempo, amor libre fue sinónimo de unión libre: una relación no sujeta a leyes civiles ni religiosas. En épocas en las que el matrimonio era indisoluble y el divorcio un horizonte polémico, la libertad de dos personas de unirse prescindiendo de la ley y de separarse «cuando el amor llegue a su fin» era motivo de escándalo pero no contenía necesariamente la posterior idea de liberación sexual. Además, por lo general, era una definición de vínculo entre un hombre y una mujer, no entre dos o más personas del mismo sexo.

Una vez desacralizados el matrimonio, la familia y la pareja hombre-mujer unidos «de por vida», la experiencia susurra al oído que la fidelidad es imposible, que la monogamia es una ilusión y que las leyes del deseo triunfan siempre sobre las leyes de la costumbre. La inocencia grita que el amor sólo puede ser libre, que la pluralidad de afectos es un hecho y que el deseo obedece a un orden natural, anterior y superior a todo mandato social establecido. Hemos titulado El amor libre a esta heterogénea -y mayormente heterosexual- selección de textos como homenaje a un título ya clásico de libros y artículos anarquistas y a un ideal que también pertenece a la tradición romántica y modernista.

Txalaparta, colección Gebara. Tafalla 2010
138 págs. Rústica 21x14 cm
ISBN 978-84-8136-583-2
+ Info...

Mujeres en pie de paz.

Las mujeres no son mejores ni más pacíficas que los hombres pero han tenido y tienen un importante protagonismo en la causa de la paz. Desde el lugar de la extrañeza del que hablara Virginia Woolf, en este caso extrañas a la racionalidad bélica, pensadoras y activistas trataron de convencer al mundo de la locura de la guerra. Su bagaje no está solo en los grupos organizados. Impregna el quehacer cotidiano de tantas mujeres cuyo trabajo es crucial para el sostenimiento de la vida. Frente a la lógica de la acumulación económica que rige en el mundo globalizado actual, la lógica de la sostenibilidad de la vida que subyace en su trabajo y el de otros grupos humanos del mundo, se levanta como una alternativa necesaria para la supervivencia de la especie.

La autora recoge en este libro diversas prácticas y propuestas desde la iniciativa en medio de la Primera Guerra Mundial de reunirse en La Haya para proponer una salida negociada al conflicto hasta iniciativas como el Campamento de Mujeres de Greenham Common en los años ochenta, en plena Guerra Fría, fuente de inspiración para el conjunto del movimiento pacifista antinuclear, pasando por las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo, las viudas de Guatemala o las Madres de El Salvador, que se organizaron para la denuncia de los desaparecidos y contra la impunidad de los responsables; las Mujeres de Negro, desde Israel y Belgrado, que levantaron su voz contra las políticas agresivas de sus gobiernos, y la Ruta Pacífica de las Mujeres Colombianas que sigue tratando de desactivar en el día a día los artefactos que mantienen la guerra en su país.

Aborda asimismo avatares y ejemplos de la participación de las mujeres en las mesas de negociación de la paz, impulsada desde el año 2000 por la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad.

Índice

Prólogo, Estela B. de Carlotto, presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, Argentina. Introducción
I El Protagonismo de las Mujeres en la causa de la paz 1. Sobre la guerra y la paz: partir de la experiencia propia Retazos de una guerra Ni con el Este, ni con el Oeste: El pacifismo antinuclear de los años ochenta Las mujeres de la revista “En Pie de Paz”
2. Mujeres víctimas de la violencia Mujeres en las guerras Mujeres que sufrieron la violencia Violencia contra las mujeres en las guerras Refugiadas Violencia cotidiana Agresiones específicas contra el cuerpo de la mujer No sólo víctimas
3. De la Haya a Pekín: Iniciativas de mujeres por la paz en la historia cercana Las Sufragista, la noviolencia y la paz I Congreso internacional de mujeres por la paz: la Haya, 1915 Las socialistas y la guerra En la segunda Guerra Mundial El campamento de paz de Greenham Common La Conferencia de Pekín, 1995
4. Grupos de mujeres que construyen la Paz (I) Israel-Palestina: Mujeres de Negro contra la ocupación Mujeres de Negro de Belgrado Los comienzos de Mujeres de Negro en España Encuentro de Mérida Encuentro de Villaverde Bajo, Madrid Mujeres de Negro de Italia Mujeres de Negro de Tokio Expulsar la guerra de la historia Anexo
5. Grupos de Mujeres que construyen la Paz (II) Conflictos enquistados Israel-Palestina: Bat Shalom Bat Shalom Norte Identidades y motivaciones Estrategias de acercamiento Chipre: Manos que cruzan la línea Iniciativas de acercamiento
6. Grupos de mujeres que construyen las Paz (Y III) La ruta pacífica de las mujeres colombianas Mujeres contra la impunidad: para que no se repita Guatemala El Salvador: Comité de Madres de desaparecidos Argentina: Las Madres de Plaza de Mayo Las Abuelas de Plaza de Mayo Mujeres que apoyan a otras mujeres: La sororidad internacional Constructoras de Paz
7. Mujeres en las negociaciones de Paz. La resolución 1325 En la mesa de negociación Sudáfrica Irlanda del Norte Mo Mowlan Guatemala. Luz Méndez Somalia Liberia Alianzas internacionales y transnacionales La Resolución 1325 del Congreso de Seguridad La extensión y aplicación de la Resolución 1325 La 1325 en acción. Sri Lanka La 1325 en acción. Afganistán La necesaria implicación de loa hombres
II La lógica de la sostenibilidad de la vida 8. Pensadoras y activistas a favor de la paz Bertha Von Suttner y Petra Nelly Escritoras y Premios Nobel de la Paz El ¡Abajo las armas! De Bertha Von Suttner Petra Nelly: Pacifismo antinuclear y política de corazón Cuarenta y cuatro años de vida: Petra Nelly, 1947-1992 Política verde Economía y ecología La solidaridad entre las mujeres Contra la guerra y el armamento nuclear Activista de la noviolencia Política con corazón Los valores del espíritu Sobre su muerte
9. Por qué las mujeres Sobre la paz La ligazón mujeres-paz La naturalización de la dicotomía mujer pacífica, hombre violento Virginia Wolf o la invitación a una práctica de la diferencia Las mujeres como sujeto colectivo Nuevos modelos para el hombre Hombres por el cambio Ni mejores ni peores: defender la paz es una opción libre
10. El pensamiento maternal Madre contra la guerra Ser madre no equivale a ser pacífica Pensamiento y cultura de paz El punto de vista feminista, una epistemología situada El pensamiento maternal de Sara Ruddick La madre universalizada o la práctica del Maternaje Características del Maternaje Pensamiento maternal y cultura de paz Valorar no es mitificar El pensamiento maternal, un pensamiento encarnado Pensamiento maternal y paz imperfecta
11. La lógica de la sostenibilidad de la vida La vulnerabilidad hoy El lugar de lo “humano” en las relaciones internacionales Derecho a la vida y derecho a la paz La sostenibilidad de la vida Epílogo
Bibliografía

Fuente: Siglo XXI de España Editores, S.A.

Siglo XXI de España Editores, SA
ISBN: 84-323-1244-4
EAN: 9788432312441
320 páginas
13.5 x 21 cm
Rústica con solapas
PVP: 18,00 €
+ Info...

Sara Berenguer, la lucha de una mujer.

Sara Berenguer (Barcelona, 1919- Montady, Francia, 2010), infatigable luchadora antifascista en España y en Francia, acaba de terminar su trayectoria vital, convertida ya en materia de estudio. Formaba parte de esa generación de adultos precoces, que a partir de julio de 1936, adquirieron una madurez y un sentido de la responsabilidad, que no correspondía a su edad cro-nológica. Adolescentes que de la noche a la mañana colaboraron con los comités y grupos de acción surgidos de la clase trabajadora, en los barrios obreros de Barcelona.

Había nacido en una familia obrera de Poble Sec y era la mayor de cinco hermanos. Su formación escolar fue muy corta, a los 13 años trabajaba en una carnicería, desde las seis de mañana al cierre del mercado del Ninot. Más tarde, en un taller del Eixample aprendió el oficio de corsetera, y a los 16 años se establecía por su cuenta. En su condición de joven obrera, libró la batalla de la explotación y el machismo.

La sublevación militar del 18 de julio de 1936 convierte a Sara en activa militante, voluntariosa y obstinada en "ser útil a la revolución". Decide irse con su padre al frente aragonés con la columna confederal de Los Aguiluchos. El padre se niega y la acompaña al comité revolucionario del barrio de Las Corts, donde vivían. En noviembre, por los días de Durruti, caía el abanderado Francisco Berenguer en el frente de Almudévar. Los compañeros le entregaron a Sara el banderín y, ella entendió aquel gesto como el deber de seguir en la lucha.
Su denodada actividad la implica en las luchas de mayo de 1937. Más tarde asumirá un cargo en el comité de las Industrias de la Edificación de la CNT. Y a principios de 1938 se integra en la Sección del Combatiente de Solidaridad Internacional Antifascista (SIA), se desplaza a los frentes de guerra y visita hospitales y guarderías infantiles. A finales de 1938 es secretaria del comité regional Mujeres Libres.
Con las tropas fascistas cerca de Barcelona, salió hacia Francia con otras compañeras y el hijo de una de ellas. Tras cuatro jornadas caminando las acogió en Perpiñán la Federación de Comités de Ayuda Antifascista, liberándolas, momentáneamente, del internamiento en campos de concentración y refugios.
Sara se reintegró en SIA, prestando ayuda a los refugiados. Después, destinada al Centro Español de Beziers, viviría en casa de un familiar, que había acogido a sus tres hermanos pequeños. Aquel hogar se convirtió en punto de encuentro postal para las familias españolas dispersadas al entrar en Francia.
Embarazada de su primer hijo, Germinal -luego tendría tres más- pidió a la directora de la Maternidad que la acogiera a cambio de participar en tareas domésticas y hacer de intérprete para las españolas refugiadas que salían de los campos de concentración a dar a luz.

Cuando se declara la II Guerra Mundial, Sara y su compañero, Jesús Guillén, se incorporan a la Resistencia. En 1941 se trasladan a Bram, cerca de Carcassone, donde ella presta arriesgados servicios en los grupos clandestinos que operaban en la Montaña Negra.

Su vida estuvo marcada por un indesmayable altruismo, hasta sus últimos días, convencida de que la plenitud estriba en ocuparse de los demás. Sin abandonar su labor solidaria, construyó una obra poética escrita en francés, catalán y español.
A mediados de los sesenta, ancladas ya sus vidas definitivamente en la Europa o la América de sus exilios, un grupo de compañeras decidió reivindicar la revista Mujeres Libres de su juventud. Sara Berenguer, desde Montady, y Suceso Portales, desde Londres, hicieron realidad el sueño al editar Mujeres Libres en el Exilio, modesta publicación escrita y sufragada por ellas en recuerdo de la que fuera portavoz de su liberación como seres libres.

A Sara Berenguer, Francia le rendía honores el 31 de octubre de 1998 al concederle la Orden de Caballero de la Legión de Honor, pero ella honraba a su vez a la alta distinción por su calidez humana y su capacidad de lucha contra el fascismo en España y en la Resistencia durante la II Guerra Mundial.

Antonina Rodrigo es escritora e historiadora del feminismo.
+ Info...
 
Creative Commons license 2012 Mujeres Libres (CGT)
Diseño Sec. Comunicación de CGT-Valencia.