Ni Dios, ni patrón, ni marido.

  • in
  • Etiquetas:
  • SINOPSIS:
    Cuando la policía rosarina amenaza de muerte a Virginia Bolten como represalia a su prédica anarquista, ésta se traslada a Buenos Aires. Una vez allí, busca refugio en la casa de Rogelio, un  hombre de espíritu generoso y solidario que fue amigo de su padre.  Virginia pronto establece contacto con Matilde, una mujer también anarquista que lleva a cabo su militancia en una fábrica de hilados, propiedad de Genaro Volpone. Este encuentro se produce cuando en la hilandería estalla un conflicto por el despido de una de las obreras.  Es esa ocasión, la presencia de Virginia es decisiva para llevar adelante la protesta. Aunque la medida de fuerza no alcanza sus objetivos, como consecuencia de la misma se constituye un grupo que, junto a Virginia, intentará hacer realidad un viejo proyecto de ésta: la edición de un periódico anarquista en el que la voz de la mujer resuene con una firmeza y contundencia inédita para la época.

    Después de salvar distintos reveses, el periódico La Voz de la Mujer gana la calle, convirtiéndose en el primero en Latinoamérica que englobó las ideas comunistas-anarquistas y feministas.
    La fortaleza de la personalidad de Bolten trascendió los límites de la ciudad: ella encabezó la primera conmemoración y marcha por el 1º de Mayo, en 1890.

    Acerca de Virginia Bolten: Era hija de un vendedor ambulante alemán. Trabajó en una fábrica de zapatos y luego en la empresa azucarera Refinería Argentina de Rosario. Contrajo matrimonio con un anarquista uruguayo de apellido Márquez, activista en el gremio de los zapateros.

    El 1 de mayo de 1890, encabezó la primera manifestación por el 1 de mayo en conmemoración de los Mártires de Chicago, enarbolando una bandera negra y letras rojas con la consigna: “1 de Mayo, Fraternidad Universal”. Luego de pronunciar un discurso revolucionario y difundir propaganda anarquista frente a los trabajdores de la Refinería Argentina, es detenida bajo el cargo de atentar contra el orden social. Fue la primera mujer oradora en una concentración obrera.

    Durante 1896/1897 editó el periódico anarcofeminista La Voz de la Mujer, cuyo elma era “Ni Dios, ni patrón, ni marido”. En ese periódico se difundían los ideales del comunismo libertario, las injusticias contra los trabajadores y en especial contra las mujeres. También colaboró en las páginas de La Protesta.
    Partició como oradora en actos anarquistas en ciudades como San Nicolás de los Arroyos, Campana, Tandil y Mendoza. En noviembre de 1900 fue arrestada junta a Teresa Marchisio y otros cuatro anarquistas por organizar una contramarcha en repudio a la procesión católica de la Virgen de la Roca, en Rosario. También organizó la “Casa del Pueblo” junto a otros anarquistas, realizando eventos político-culturales, debates, discusiones, lectura de poesía y teatro para los obreros. El 20 de octubre de 1901 fue arrestada por distribuir propaganda anarquista en las puertas de la Refinería Argentina durante un conflicto en que murió por la represión policial el obrero Cosme Budislavich. En 1902 participó de una manifestación en Montevideo el 1 de Mayo, y como oradora denunció la Ley de Residencia Argentina y la represión al movimiento obrero. Ese año participó también de un acto del Sindicato Portuario en el teatro San Martín. En 1904 volvió a Buenos Aires y formó parte del Comité de Huelga Femenino organizado por la Federación Obrera Argentina, movilizando a los trabajadores del Mercado de Frutos de Buenos Aires. Esas febriles actividades causaron en Virginia Bolten un deterioro en su salud; sus compañeros del grupo de teatro germinal iniciaron una colecta en su beneficio. En 1905 fue nuevamente arrestada y su pareja Márquez fue deportado a Uruguay, aplicándosele la Ley de Residencia.

    En 1907, participó en la huelga de inquilinos como parte del “Centro Femenino Anarquista”, razón por la cual se le aplicó la Ley de Residencia y fue expulsada al Uruguay, siendo Montevideo su lugar de radicación definitiva. Su casa se convirtió en una base de operaciones de los anarquistas deportados desde Argentina. En Uruguay se reunió con su familia, compuesta por Márquez y sus hijos pequeños. En 1909 colaboró con el periódico anarcofeminista dirigido por Juana Rouco Buela, La Nueva Senda (1909-1910). En Montevideo organizó protestas por la brutal represión del 1 de mayo de 1909 en Buenos Aires, donde las fuerzas policiales de Ramón Falcón asesinaron cerca de una decena de obreros. También participó en la campaña a favor del pedagogo libertario Francisco Ferreri Guardia, fusilado en Montjuich en 1911. En ese año trabajó en la Asociasion Femenina- Emancipación, organizando a las mujeres anticlericales, a las operadoras telefónicas (en su mayoría mujeres) y activó contra las sufragistas femeninas.

    Formó parte del grupo que apoyó el anarco-battlismo junta a Francisco Berri, Adrian Zamboni y Orsini Bertani, (anarquistas que apoyaban al régimen del presidente reformista Batlle y Ordóñez, que laicizó el estado y la repartición pública, además de nacionalizar empresas de capitales extranjeros). Durante este proceso, el anarquismo perdió apoyo popular y ganó preponderancia el Partido Socialista de Uruguay. Durante 1913 el periódico del partido, llamado El Socialista, atacó fuertemente a Bolten y su grupo, acusándolos de traicionar al movimiento obrero.

    En los últimos años de su vida. Integró el Centro Internacional de Estudios Sociales, una asociación libertaria de Montevideo durante 1923. Según se cree, continúo viviendo en el barrio de Manga, en Montevideo hasta su muerte, alrededor de 1960.

    Virgnia Bolten fue apodada la “Louise Michel rosarina”.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    Creative Commons license 2012 Mujeres Libres (CGT)
    Diseño Sec. Comunicación de CGT-Valencia.